REFLEXIONA
Me contaron que en un reconocido colegio de Medellín, el rector en reunión de padres de familia hizo la siguiente reflexión: levanten la mano los padres que tienen carro… Por su puesto todos levantaron la mano, luego dijo: levanten la mano los que tienen una señora del servicio… todos la levantaron... dijo: levanten la mano los que le prestan el carro a la señora del servicio_... Ninguno levantó la mano... y finalizó diciendo: levanten la mano los que le dejan a la señora del servicio los hijos…se creó un silencio ensordecedor y dijo: eso es lo que pasa; supuestamente los hijos, lo que más se debe amar, se dejan con cualquiera... el carro, eso tan material... es a quien aman y cuidan. Salmos 127:3 dice: "He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.”